martes, 21 de abril de 2015

Escritores venezolanos: Kasandra Finol

Recientemente escribí sobre los escritores, más específicamente sobre la vocación de escribir.

Hoy voy a escribir sobre Kasandra Finol, una joven escritora venezolana que ejemplifica lo que quiero decir cuando aseguro que el escritor debe ser osado.



Kasandra Finol tiene poco más de cuatro años en el mundo de la literatura, aunque he leído muy poco de ella, recientemente tuve la oportunidad de leer uno de sus libros antes de que saliera a la luz. El libro número dos de la serie de relatos: “No es Inspiración… son los sonidos de su voz.”, en este libro se ve a una autora distinta, que se enfrenta a un nuevo reto escribiendo relatos de drama, que van dejando en los lectores moralejas claras y precisas. En este libro, ella decide explorar y lanzarse en otra dirección, experimentar un camino distinto que le permite jugar con su estilo y romperlo, sale de su enfoque tradicional y se aventura a cambiar.

En esta segunda entrega da un giro más maduro, regalándonos historias con un contenido más profundo, buscando mostrar esas realidades que, de tan terribles, creemos inexistentes, pero que pueden tocarle a cualquiera si la mala suerte los alcanza. Igualmente nos trae historias de amor que matizan a los otros relatos, obsequiándonos finales felices, dándonos la esperanza de que a nosotros también nos puede pasar.

Siempre he sostenido que no se debe hablar mucho de un libro, que hay que respetar al lector y su inteligencia, que descubra qué hay detrás de cada historia, que se sumerja en el misterio y disfrute el camino. Yo lo único que puedo hacer es recomendar la lectura, no solo de esta obra, sino de todas sus obras, que pueden adquirirlas a través de las webs:


Para cerrar, solo puedo decir que Kasandra es una excelente persona, ha sido una gran guía a todos los que hemos entrado en este mundo de la auto-publicación, nos da tips, nos ayuda a resolver problemas, es una mujer agradecida y dispuesta a ayudar a todo aquel que lo necesite; tiene su carácter (pero todas las arianas lo tenemos, así que… aguántense) y siempre de sus labios saldrá verdad, aunque a veces pueda sonar cruel, pero hay que agradecerlo, porque en estos tiempos las personas cada vez más saben poco de honestidad.

De todos los relatos escritos, me gustó mucho “Dentro del lago”, una historia cruda, oscura y triste, que te golpea cuando te das cuenta de que ese es el destino de muchas mujeres.

Saludos desde mis mundos oscuros…